Ministerio Infantil


 

 

    La Iglesia Adventista Del Séptimo Día ejecutó durante el congreso celebrado en Utrecht en 1995, la creación del Ministerio Infantil que ha creado  sin duda alguna un impacto favorable revolucionando los conceptos de atención a la niñez que por años se ha tenido. Para la iglesia adventista los niños representan el presente y futuro de la iglesia. Por eso  es necesario que sean ministrados de manera eficiente para que puedan enfrentar los grandes desafíos del tiempo del fin.

    La función básica de este es la de coordinar programas y entrenar a las personas que trabajan con niños de manera que dicho trabajo sea realizado eficientemente favoreciendo al crecimiento espiritual de los niños. El departamento está orientado hacia la atención de los niños desde su nacimiento hasta los doce años. Siendo que los primeros años de vida del niño son fundamentales para el establecimiento de las bases que darán origen a la fe religiosa del niño, en este departamento estamos empeñados en unir esfuerzos con el hogar y la escuela para proveer a los niños de más oportunidades de crecimiento espiritual.

    Para lograr nuestros objetivos se necesita contar con la ayuda de personas que consideran los niños como asunto prioritario. Hay que unir esfuerzos con otros departamentos de la iglesia para crear diversas estrategias que permitan alcanzar nuestra misión.

 

Nuestra misión

   

    La Misión del Ministerio Infantil es la de conducir los niños hacia una relación amorosa y de servicio con Jesús que los capacite como discípulo para compartir el Evangelio Eterno con toda persona.

 

Nuestra visión

 

    “Cada niño del cuerpo de Cristo preparado para el reino de Dios”.

 

Nuestro objetivos

 

  1. Realizar un ministerio orientado hacia la gracia que le permita a los niños experimentar el amor incondicional, la aceptación y el perdón que Dios les ofrece de manera que deseen aceptarlo y servirle.
  2. Valorar e involucrar a los niños y personal voluntario en el ministerio no importando su raza, color, género, edad o posición socio-económica.
  3. Desarrollar un programa de liderazgo que le permita a los maestros y líderes estar mejor equipados para realizar un trabajo eficiente.
  4. Unir esfuerzos con otros departamentos que trabajan con los niños tales como Escuela Sabática, Ministerio Familiar y Ministerio de la Mujer para desarrollar estrategias que contribuyan con la transmisión de la fe religiosa a los niños.
  5. Establecer pólizas que garanticen la seguridad física de los niños, y la atención adecuado para ellos en caso de emergencia.
  6. Implementar programas que permitan la evangelización de los niños que no conocen a Jesús.
  7. Motivar a la iglesia para que se convierta en una iglesia amigable para los niños.

 

El ministerio infantil integra los 4 eslabones de la gracia

 

1. Gracia, (Jesús me ama).

2. Adoración, (Yo amo a Jesús).

3. Comunidad, (Nos amamos unos a otros).

4. Servicio. (Jesús te ama a ti también).

 

Consejos de E.GW sobre el ministerio infantil

   

   ¿Obtienen nuestros niños, de parte de los maestros de las escuelas públicas, ideas que armonizan con la Palabra de Dios? ¿Les es presentado el pecado como una ofensa contra Dios? ¿Se les enseña que la obediencia a los mandamientos de Dios es el principio de toda sabiduría? Mandamos nuestros niños a la escuela sabática para que se les eduque acerca de la verdad, y luego, cuando van a la escuela fiscal, les hacen aprender lecciones que encierran mentiras. Estas cosas confunden la mente y no debieran suceder, pues si los jóvenes acogen ideas que pervierten la verdad, ¿cómo podrá ser contrarrestada la influencia de dicha educación? 

    La religión les ayuda a los niños a estudiar mejor y a hacer más fielmente su trabajo. Una niñita de doce años estaba relatando de una manera sencilla la evidencia de que era cristiana. Dijo: “No me gustaba estudiar, sino jugar. Era perezosa en la escuela y, muchas veces, no sabía mis lecciones. Pero ahora aprendo bien cada lección, para agradar a Dios. Antes era desaplicada en la escuela y, cuando no me miraban las maestras, hacía travesuras para que las vieran los otros niños. Ahora procuro agradar a Dios, portándome bien y observando las reglas de la escuela. Era egoísta en casa; no me gustaba hacer mandados, y me enojaba cuando mamá me llamaba del juego para ayudarla en el trabajo. Ahora me es un verdadero 464 placer ayudar a mi madre de cualquier manera que sea, y mostrarle que la amo” (Consejos Sobre la Obra de la Escuela Sabática, págs. 87, 88).

    Han de enseñarse a los niños, tanto en casa como en la escuela sabática, las lecciones más sagradas de modestia y humildad. Ha de instruírselos tocante a las altas pretensiones de la ley de Dios y a su responsabilidad delante de él. Las lecciones que se les han de presentar deben ser de tal carácter que los preparen para ser útiles en esta vida, y para tener un lugar en el reino futuro e inmortal.

    “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder. Y estas palabras, que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” Estas palabras definen claramente el deber de los padres y los maestros; y si ellos siguen esta instrucción, no dejarán de ver los mejores resultados.

    El hogar es la primera escuela del niño. Dios hará responsables a los padres que no disciplinan a sus hijos de acuerdo con sus instrucciones. Los padres deben buscar fervorosamente a Dios, y obedecerlo sin reticencias, y deben exigir obediencia a sus hijos, y después asegurar su futura salvación mandándolos a la escuela [de iglesia] y a la escuela sabática. Dios requiere que ustedes hagan en el hogar la obra que no han hecho. Practiquen en el hogar la temperancia en todas las cosas. Y apoyen al maestro que está tratando de brindar a sus hijos una verdadera educación.

 

Recursos para descargar

 

Enseñanzas (Archivos Power point)

 

El Sabado un dia especial

 

Ensenales a amar a Jesus

 

Ensenando a los ninos a Orar

 

Ensenando como Jesus

 

Los niños y la Reverencia en la Iglesia

 

Protegiendo a los níños del abuso

 

 

Historias de la Biblia. Dibujos para pintar, examenes de la historia y sopa de letras (Archivos PDF)

 

Ungen los pies de Jesús

 

Parabola del sembrador

 

Jesús calma la tempestad

 

La alimentacion de los 5.000

 

La transfiguración

 

Jesús y los niños

 

Jesús anda sobre el mar

 

 

Historias Biblicas (Archivos de audio)

 

El gigante Goliat

 

Las tablas de la ley

 

El becerro de oro

 

El juicio de Salomón

 

 

A %d blogueros les gusta esto: